Artículo

Cómo el diseño contemporáneo está mejorando la vida escolar.

Se acabaron los días en que los alumnos pasaban gran parte del día sentados en filas, copiando palabras de un pizarrón.

16 de agosto de 2019
dron sobrevolando la ciudad

A

medida que más escuelas priorizan el bienestar y fomentan una mayor interacción entre los alumnos y docentes, el diseño interior del aula se está enfocando cada vez más.

"Ya sea en acústica, calidad del aire, luz, forma de los muebles, color o incluso en la ubicación de los casilleros, hay una gran cantidad de áreas que las escuelas pueden modificar para crear un ambiente de aprendizaje positivo", dice Helen Gough, Directora de Proyectos y Servicios de Desarrollo de JLL. "Las necesidades han cambiado y hay más respeto por una gama más amplia de métodos de aprendizaje".

La flexibilidad es un tema importante con la necesidad de alejarse del "enfoque del pedestal antiguo" para permitir una mayor colaboración.

En cambio, el acomodo de los asientos en forma de pétalo de flor se está volviendo popular para atraer mejor a los alumnos y fomentar la colaboración entre ellos.

"Los estilos de enseñanza están cambiando y la necesidad de contacto visual significa que los acomodos nuevos y flexibles de asientos ahora son cada vez más frecuentes", dice Gough. “Además, el trabajo independiente y de proyecto requiere diferentes diseños, por lo que los muebles deben ser de fácil manejo entre lecciones”.

La escuela como lugar de trabajo

En un buen diseño no sólo se trata de tener un impacto positivo en el comportamiento de los alumnos o en los niveles de concentración; las escuelas deben ser un lugar inspirador de trabajo para los maestros.

"Las escuelas compiten por el talento de la misma manera que lo hacen todos los empleadores", dice Gough. "Brindar un excelente ambiente para enseñar y calificar las tareas es tan importante como siempre".

Para las escuelas antiguas con patrimonio que preservar, se trata de darle un toque fresco a las características existentes, como paneles de madera de roble y pasillos oscuros.

"No hay ninguna razón por la que las escuelas no puedan combinar exitosamente su herencia con muebles y accesorios más modernos", dice Gough, señalando la forma en que el Dulwich College de Londres usó los colores para diferenciar sus tres alas principales.

"Las ilustraciones se pueden usar para crear una fuerte identidad de aula y facultad para materias como Historia, Inglés, Geografía y Lenguas", dice Gough. "Las escuelas aprecian cada vez más el impacto positivo que pueden tener las imágenes creativas".

Sin embargo, hay una línea muy fina entre la inspiración y la distracción. "Quieres que las escuelas sean divertidas, lugares estimulantes para que los niños quieran venir y sentirse emocionados", dice Gough. "Pero también necesitan poder concentrarse para que el uso del color y los elementos visuales en las aulas sea más moderado que en las áreas comunes".

Más allá del aula

Áreas como las escaleras y casilleros también pueden beneficiarse de un cauteloso diseño.

Simón Tupper, director de IID Architects, dice que estas dos áreas son, a menudo, puntos de estrés por mal comportamiento y congestionamiento de alumnos. Un enfoque descentralizado de este último puede significar menos congestionamiento.

"Muchas escuelas tienen sus casilleros en un área, pero al ser policéntricos, se puede alejar la tensión de docenas de niños que intentan hacer lo mismo al mismo tiempo", aclara.

Las escaleras ubicadas en las esquinas de los edificios, a menudo históricamente colocadas allí por razones de seguridad y por motivos de siniestro, pueden significar esquinas "oscuras" sin supervisión y congestión entre clases.

Durante la remodelación del Oratorio de Londres en 2015, las escaleras se reubicaron a las áreas centrales; la Chessington Community College también utilizó una estrategia similar. Tupper dice que las escaleras centrales no solo mejoran el flujo para los alumnos, sino que también proporcionan estimulación visual.

"El efecto para quienes están sentados en un hall abierto es similar a la experiencia que uno podría tener al sentarse en la ventana de un café y ver pasar el mundo", afirmó. "Se trata de usar el movimiento para hacer que la escuela se sienta más abierta y en sintonía con el mundo exterior".

Dejando atrás al aula

También hay una gran diferencia entre la creación de entornos estimulantes para los niños más pequeños y para los adolescentes que se acercan a sus Certificados de Educación Secundaria, y niveles avanzados.

Nuevas formas de pensar acerca de cómo diseñar entornos de aprendizaje de primera en las universidades ha ido llegando a las escuelas secundarias en los últimos años, dice Tupper.

"La competencia para los estudiantes en la última década ha sido objeto de una importante modernización en muchas de las mejores universidades del Reino Unido", dice. "Ese cambio de enfoque ha significado que las escuelas tradicionales y las escuelas técnicas han estado poniéndose al día al tratar de incorporar áreas sociales y de estudio similares para ayudar a cerrar la brecha".

 

Significa tratar a los alumnos como adultos jóvenes con más autonomía sobre cómo y dónde estudian, un enfoque que según Gough, también es vital para quienes van directamente al lugar de trabajo.

"Las oficinas son cada vez más colaborativas", explica ella. "Las habilidades necesarias en el trabajo, como la capacidad de trabajar en equipo y dialogar más con los colegas, deben refinarse en la escuela".

La escuela del futuro
 

Si bien la tecnología ya está facilitando muchas enseñanzas a través de dispositivos inteligentes, pantallas interactivas y videoconferencias, su uso dentro del aula y en el entorno escolar más amplio está programado para aumentar.

Debido a que las principales empresas de tecnología, como Apple y Microsoft, son incitadas por el gobierno a trabajar más con las escuelas del Reino Unido, las apps pronto podrían ser más utilizadas.

Eso no solo podría reducir la planificación de los maestros y los administradores, así como el seguimiento de los logros de los alumnos, sino que el aula en sí necesitaría más cambios de diseño, como más puntos de carga para los dispositivos, dice Gough.

“Cómo se incorpora la tecnología puede determinar cuánto puede maximizar una escuela sus beneficios”, asegura. "Los próximos años serán una época de grandes cambios para las escuelas a medida que avanza la tecnología, tendrán que aprender y adaptarse".

En la medida que lo hagan, el diseño correcto marcará una diferencia real al crear un entorno de aprendizaje estimulante tanto para los alumnos como para la docencia.

¿Quieres más? Habla con el equipo