Artículo

Cómo mejorar la situación ambiental

Descubre cómo la tecnología ayuda a reducir el consumo de agua, energía y a mejorar la gestión de residuos.

11 de marzo de 2021

La sostenibilidad es un valor cada vez más apreciado en las empresas. En este campo, la tecnología es un excelente aliado, no sólo en la gestión del consumo de agua y energía y de los residuos de un edificio comercial, sino también en la determinación detallada de datos para hacer un informe ambiental más preciso.

Con la automatización y la integración de sensores en un panel de control centralizado, que recibe datos en tiempo real, los gerentes pueden descubrir problemas invisibles y cómo ahorrar (e incluso ganar) dinero. A continuación, se presentan cuatro soluciones que aportan un tablero de herramientas de sostenibilidad inteligente para resolver problemas y mejorar las métricas del informe medioambiental.

Respuesta rápida contra el desperdicio

En un sistema automatizado, los sensores captan ocurrencias inusuales en las instalaciones del edificio e inmediatamente activan una alerta. De esta forma, los problemas se encuentran incluso fuera del horario de oficina o del mantenimiento, reduciendo el tiempo de respuesta y el desperdicio de agua y energía.

El dashboard de sostenibilidad también te permite cruzar datos para descubrir el desperdicio de energía, verificando, por ejemplo, si hay aire acondicionado y luz encendidos en habitaciones vacías o si el agua se usa a los tiempos realmente necesarios (preferiblemente fuera de las horas pico).

Debido a como los sensores integrados en el panel de control transmiten información en tiempo real, el administrador puede controlar los horarios de consumo para reducirlo, cuando sea posible, en los momentos en que la energía eléctrica es más costosa, y puede establecer un objetivo para recibir alertas cuando hay una oportunidad de consumo fuera de las horas pico.

Detección de consumo oculto

El informe generado por el sistema muestra puntos de desviación, en los que hay un consumo de agua o energía que no debería ser. Los edificios más antiguos, por ejemplo, pueden tener fugas nunca identificadas, de las cuales la compañía no sospecha que no haya un aumento en la factura del agua.

La integración de la lectura de un hidrómetro digital con el panel de control te permite identificar anomalías como agua rodando en momentos en que el edificio está vacío, como al amanecer (en caso de que los grifos estén mal cerrados). El sistema también calcula el consumo óptimo de acuerdo con el número de usuarios y muestra si está por encima de lo esperado; de esta forma, puedes identificar patologías de edificios antiguos, como una tubería rota hace años, pero no detectada por no ocurrir variación del valor (ya alto) de la cuenta de agua.

Extracción de datos (y dinero) sobre los residuos

Las grandes empresas suelen tener un centro de residuos, pero son pocas las que consiguen extraer datos confiables sobre lo que hacen con el material descartado para constar en el informe ambiental. Monitorear los residuos, por ejemplo, es una oportunidad para reutilizarlos (como fertilizante o biogás) e incluso para ganar dinero vendiendo residuos orgánicos como materia prima. Además, la compañía puede obtener información interesante sobre cuánto recicla y cuánto residuo produce cada área.

Para obtener datos como estos, se instala un control en el centro de residuos. Cada bolsa de basura que entra es pesada; el empleado indica, por un tablet, por ejemplo, qué tipo de material va allí, y la información se envía al sistema de inmediato. Sabiendo cuántos residuos están en el centro para desecharlos, también es posible aprovechar mejor los contenedores de basura (y no pagar para desechar un volumen pequeño).

Impulso para cambiar el comportamiento

Cuando la empresa adopta medidas para reducir su impacto ambiental y hace una buena comunicación de estos objetivos a los empleados, naturalmente fomenta un cambio de comportamiento en el equipo. Instalar sensores y aparatos y monitorear el consumo de agua y energía es una medida que puede influir en los empleados a adoptar un consumo más consciente.