Artículo

Los hoteles económicos ponen el ejemplo alojando a trabajadores esenciales durante la crisis por COVID-19

Los hoteles de servicio selecto también albergan a los profesionales de intervención inmediata

06 de mayo de 2020

Los hoteles económicos y de servicio selecto han emergido como líderes en el sector, al albergar al personal que labora en la primera línea de defensa contra la pandemia de coronavirus mientras toman medidas para mantener a huéspedes y empleados seguros.

“Los profesionales de intervención inmediata, como los trabajadores de la salud, constituyen una significativa parte de la demanda en muchos mercados hoteleros de todo el mundo”, dice Geraldine Guichardo, Jefa de Investigación Global del Grupo de Hoteles y Hospitalidad de JLL.

“Los hoteles de estadía prolongada, particularmente dentro del segmento de menor precio, están experimentando la mayor demanda”, afirma Guichardo.

En los Estado Unidos, estos sectores hoteleros registraron tasas de ocupación de entre el 40 y 45% para la semana que finalizó el 4 de abril, en comparación con el 20% del total de los Estados Unidos, según el área de investigaciones de JLL.

Los gobiernos, en muchos casos, están trabajando directamente con los propietarios de hoteles para alojar a los trabajadores, y están recurriendo a hoteles económicos y de servicio selecto, incluidos los destinados a estadías prolongadas, por encima de otras categorías de hoteles.

“Los hoteles económicos y de servicio selecto tienen un rendimiento superior en los Estados Unidos desde una perspectiva de ocupación debido a la demanda médica afiliada, incluida la Guardia Nacional”, dice Guichardo. “En regiones de todo el mundo, estos hoteles, a menudo ubicados en o cerca de centros médicos, brindan un espacio privado muy necesario para los trabajadores esenciales que no desean arriesgarse y exponer a las personas en sus hogares”. 

Sirviendo a los profesionales de intervención inmediata

Los hoteles económicos y de servicio selecto están trabajando directamente con los gobiernos para atender a los trabajadores esenciales y pacientes que necesitan permanecer en cuarentena.

En algunos estados de los Estados Unidos como Nueva Jersey, y ciudades como Chicago y San Francisco, los gobiernos han asegurado habitaciones de hotel para trabajadores de la salud, gubernamentales y otros servicios de respuesta inmediata.

Grupos hoteleros en Filipinas, India, Tailandia, Sri Lanka y Yakarta también están colaborando con sus gobiernos para proporcionar opciones de alojamiento temporal a los trabajadores esenciales.

El estado australiano de Victoria lanzó el programa Hoteles para Héroes donde servidores de la salud y personal administrativo de las clínicas pueden aislarse de forma gratuita en caso de contraer COVID-19.

“Parte de la demanda está relacionada con la cuarentena ordenada por el gobierno”, dice Sashi Rajan, Vicepresidente Senior del Grupo de Hoteles y Hospitalidad, Asesoría Estratégica y Gestión de Activos de JLL Asia, con sede en Singapur. Los gobiernos de la región de Asia y el Pacífico han endurecido recientemente las medidas de cuarentena para los residentes que quieren reingresar, exigiéndoles que pasen dos semanas en un hotel antes de regresar a sus casas. En Singapur, se informó que el gobierno ha reservado más de 7,500 habitaciones de hotel con este propósito. Y en Australia han tomando medidas similares.

“Con la caída en la demanda de las llegadas internacionales, los operadores de hoteles deben estar abiertos a considerar cualquier negocio potencial”, dice Rajan. “Cada negocio que ofrezca generar un flujo de efectivo y mantener el negocio en marcha se considera como un resultado positivo dadas las circunstancias actuales”. 

Reducir costos y mantener la seguridad

Los hoteles económicos y de servicio selecto atraen principalmente el interés inversor de propietarios y operadores regionales.

“La naturaleza regional de los hoteles en estados Unidos resulta especialmente ventajosa en este momento”, dice Al Calhoun, Director General de JLL, especialista en hoteles estadounidenses que ha realizado transacciones dentro del segmento de hoteles de servicio selecto durante 35 años.

“La cantidad de dinero necesaria para mantener abierto un hotel económico o de mediana escala es mucho menor que el necesario para mantener encendidas las luces de un hotel de lujo”, dice Calhoun. “Los propietarios y operadores con múltiples hoteles económicos o de servicios selectos en un mercado pueden evaluar cuáles de sus hoteles deben mantenerse abiertos, además de cómo ajustar su carga de trabajo y mantener los costos bajos. Muchas de estas medidas son exactamente lo que se necesita para brindar seguridad a huéspedes y empleados”.

Cerrar restaurantes, salas y otras áreas comunes, reducir las visitas de limpieza en las habitaciones con pacientes en cuarentena, y reasignar las tareas del personal en función de esto reduce costos mientras mantiene a las personas seguras. Compartir las tareas podría significar que un recepcionista también lava ropa por la noche, y las opciones de servicio de alimentos son limitadas pero se entregan directamente afuera de las habitaciones.

“Para evitar la propagación de COVID-19, algunos operadores están tomando como medida el separar a los huéspedes por pisos, manteniendo a los que están en la primera línea en un piso y a aquellos que han estado posiblemente expuestos separados en otro”, dice Calhoun.

“Los hoteles económicos y de servicio selecto están mejor posicionados para hacer frente a situaciones como esta, ya que están construidos de manera más eficiente y a menudo disponen de una menor cantidad de habitaciones, lo que brinda a sus operadores una gran flexibilidad”, concluye. 

Un sector resiliente

“Estas ventajas podrían amplificarse durante la recuperación”, dice Denny Meikleham, Director General de JLL, un especialista en hoteles con sede en Estados Unidos. Los hoteles económicos y de servicio selecto están posicionados para recuperarse primero debido al viajero comercial, que los necesita para trabajar.

Hasta entonces, el objetivo es llenar tantas habitaciones como sea posible de forma segura.

“Esto es una situación devastadora, pero el lado positivo es que estos operadores han encontrado una manera de mantener abiertas algunas de sus propiedades para servir al público”, dijo Meikleham.