Artículo

Cómo los terceros lugares se están popularizando

Trabajar en otros lugares está en aumento a medida que evolucionan los modelos de trabajo

23 de junio de 2022

Las personas están buscando otros lugares que no sean la oficina o el hogar para reunirse con colegas o encender la computadora, a medida que continúa el cambio estructural de la semana laboral.

Según el último Barómetro de Preferencias en el Lugar de Trabajo de JLL, el aumento de la flexibilidad hace que cada vez más empleados se conecten al trabajo desde cafés, salones de hoteles y espacios de coworking.

La flexibilización de las restricciones ha reabierto las oficinas a los empleados que habían estado atrapados en casa durante la pandemia. Pero la escasez de personal, junto con un cambio acelerado en las normas culturales, ha creado entornos de trabajo que son más flexibles que en cualquier otro momento en la historia reciente.

 

“El trabajo híbrido ahora significa mucho más que solo el hogar y la oficina", dice Flore Pradère, Directora de Investigación de Work Dynamics en JLL. "Una variedad de ubicaciones forman parte de la semana laboral típica, ya que los empleados buscan límites entre la vida personal y profesional".

Alrededor del 36% de los empleados trabajan en esos "terceros lugares" al menos una vez a la semana, un 8% más que hace un año, según el informe de JLL. La atracción parece que continuará, con terceros lugares que seguirán siendo atractivos en el futuro para el 33% de los encuestados.

Dificultades y beneficios

Pero con el uso de terceros lugares en aumento, ¿qué pasa con los riesgos que representan para aquellos empleados que son "hiperhíbridos" en sus patrones de trabajo semanales?

"Actualmente son el conjunto de trabajadores de oficina más empoderados, pero también enfrentan los mayores desafíos de bienestar mental", dice Pradère. "Si bien hay muchas oportunidades para empoderar a las personas en el lugar donde trabajan, también crea riesgos, como la necesidad continua de adaptarse y el potencial de sentirse aislados. Como resultado, los trabajadores "hiperhíbridos" se sienten más estresados y necesitan el apoyo sostenido del empleador para recrear rutinas saludables y un sentido de pertenencia con su equipo".

Pero también hay beneficios.

"El tercer lugar de trabajo no significa trabajar solo: los espacios externos ofrecen a los equipos pequeños la oportunidad de reunirse y colaborar en un entorno muy profesional. Este tipo de lugar también favorece las conexiones con personas de fuera de la organización", dice Pradère. "El cambio de escenario en sí mismo puede traer beneficios, tanto para grupos como para individuos que buscan inspiración".

También es por eso que el espacio flexible se inclina a ser parte de las estrategias de trabajo post-pandemia de las empresas. Alrededor del 41% de los inquilinos esperan aumentar su uso de espacio flexible, según el Reporte Global de Espacio Flexible 2021 de JLL. 

Hacer la conexión

La tecnología ha desempeñado y sigue desempeñando un papel importante en el cambio a terceros lugares, con el cambio a las reuniones en línea en el transcurso de la pandemia dando lugar a nuevos niveles de conectividad y flexibilidad.

"Basta con mirar la reciente eliminación de los teléfonos fijos de escritorio en tantos lugares de trabajo", dice Pradère. "Estamos más conectados que nunca y el hecho de que las personas atiendan llamadas en línea de forma remota elimina la inmovilidad".

Al mismo tiempo, las expectativas de los usuarios en torno a la tecnología ponen a las ubicaciones que ofrecen asistencia en una posición ventajosa para atraer y retener el talento. Alrededor del 60% de los encuestados en la encuesta de JLL nombran la tecnología y el equipo como el principal apoyo que esperan de su empleador.

"Una de las razones por las que los empleados extrañan el entorno de la oficina es el acceso a todo lo que necesitan para trabajar, desde las comodidades hasta el tipo correcto de silla y soporte de TI", explica Pradère. "La pandemia demostró lo mal equipados que estábamos para trabajar en casa. En este contexto, dar a las personas acceso a un entorno de trabajo altamente equipado cerca de su lugar de residencia parece muy atractivo para el personal".

Altas expectativas

Las expectativas también son altas entre los empleados en torno a los servicios y la salud y el bienestar.

"La necesidad de apoyo para los empleados, desde el apoyo gerencial hasta la interacción con los colegas, trasciende las ubicaciones y las opciones de lugar de trabajo", dice Pradère. "Hay una expectativa de ser apoyado por los empleadores en nuevos estilos de trabajo".

La necesidad de colaboración cara a cara se mantiene al mismo nivel que la investigación de JLL encontrada hace poco más de un año; la mitad de los encuestados todavía extrañan la interacción social mientras trabajan de forma remota hoy en día.

"Más personas están de vuelta en la oficina, pero las reuniones cara a cara son un aspecto de la vida de la oficina que se echa de menos como lo fue en 2021", dice Pradère. "Es una necesidad que debería estar en el corazón de los enfoques laborales de las empresas".

A principios de este año, el informe Perspectivas para las Empresas de JLL encontró que las empresas no están preparadas para el cambio estructural al trabajo híbrido. No apoyar adecuadamente a los empleados híbridos podría resultar en "una red suelta de trabajadores independientes y desconectados", agrega Pradère.

El alejamiento del trabajo en casa continúa. Se informó que trabajar en un solo lugar, ya sea en casa, oficina o en un tercer lugar, era el escenario menos satisfactorio. Una semana que se divide 60-20-20 respectivamente entre oficina, hogar y tercer lugar, es probable que se convierta en el patrón más popular a medio y largo plazo.

"Si trabajar desde cualquier lugar es el siguiente paso para el trabajo híbrido, será un equilibrio difícil de lograr", concluye Pradère. "Está lleno de promesas, pero también de desafíos".