Opiniones

COVID-19: Una línea del tiempo sobre cómo los ocupantes de bienes inmuebles corporativos podrían reaccionar

Desde la preparación hasta la resiliencia, conoce las cuatro fases de respuesta y los tiempos asociados a cada una.

El brote de COVID-19 y su rápida propagación alrededor del mundo ha tomado a muchos por sorpresa. Cuanto más se expande y mientras más peresiste, mayor es la probabilidad de un impacto prolongado en las operaciones comerciales.

Si bien es fundamental que los inquilinos aborden de inmediato las necesidades de preparación, protección y comunicación en el lugar de trabajo, las situaciones únicas como el COVID-19 también requieren monitoreo continuo y ajustes a las estrategias de respuesta para la gestión de continuidad laboral.

Cada organización debe esforzarse por habilitar su capacidad de recuperación empresarial para abordar los factores clave como el cambio en los modelos de negocio, las nuevas amenazas, la incertidumbre sobre el medioambiente y la evaluación de las prioridades en materia de riesgo.

A continuación se detallan las cuatro fases de respuesta y los plazos asociados con cada una.

Fase 1: Preparación, protección y comunicación (primeras una o dos semanas)

  • Active o cree un plan de continuidad de negocio para operaciones inmobiliarias y forme un equipo de respuesta global, asegurando su sincronía con la respuesta de la gestión de riesgos empresariales.
  • Evaluar la continuidad laboral y hacer cumplir el distanciamiento social inmediato.
  • Comprender los requisitos para mantener la calidad del trabajo remoto e implementar el trabajo desde casa para contener y mitigar la propagación (del virus) entre el personal.
  • Prepare la continuidad laboral con base en un agresivo, moderado y conservador escenario del “¿qué pasaría si?”
  • Desarrolle sólidos protocolos, guías y herramientas de comunicación.
  • Agilice los procesos de toma de decisiones para garantizar una respuesta rápida y permitir una comunicación efectiva que garantice la continuidad del negocio. 
  • Si es necesario cierre inmediatamente las instalaciones o al menos parcialmente; identifique ubicaciones alternativas para trabajar; e implemente un plan de trabajo remoto. 
  • Siga las estrictas medidas de higiene y limpieza; garantice una eficaz y eficiente administración de residuos; y permita que circule el aire en las instalaciones para ayudar a diluir los contaminantes. 

Fase 2: Monitoreo y preparación (tres a cuatro semanas)

  • Monitorear y evaluar constantemente la situación y ajustar su plan acorde a la misma.Monitorear y evaluar constantemente la situación y ajustar su plan acorde a la misma.
  • Agilizar los programas de habilitación de trabajo remoto según sea necesario
  • Concentrarse a corto plazo en la administración de bienes inmuebles y la mitigación de riesgos en espacios críticos. Concentrarse a corto plazo en la administración de bienes inmuebles y la mitigación de riesgos en espacios críticos. 
  • Asegurar que se mantengan los suministros adecuados; considerar cualquier interrupción en las cadenas de suministro. 

Fase 3: Continuidad (una a tres meses)

  • Respaldar la continuidad laboral a través del empleo de programas de trabajo remoto. 
  • Prepararse para una interrupción en la cadena de suministros que afecte las operaciones. 
  • Anticipar la creciente inestabilidad y tomar medidas inmobiliarias prudentes.

Fase 4: Resiliencia (más de tres meses)

  • Considerar cómo la reducción de emisiones de carbono y la reducción de vuelos podrían cambiar la percepción sobre la sostenibilidad.
  • Esperar que los empleados tengan requisitos de salud y seguridad más estrictos en sus instalaciones.
  • Planificar una mayor adopción de la tecnología en el lugar de trabajo como sensores, calidad del aire e indicadores de ocupación.

DISCLAIMER: JLL y nuestro personal no están autorizados o calificados para guiarlo o influir en la preparación de su propio plan de continuidad para su negocio o en la preparación de planes desde una perspectiva de salud o política pública. Mientras estamos realizando esfuerzo para asegurar en proporcionar una lista actualizada de recursos públicos disponibles, todos los detalles sobre COVID-19, así como las implicaciones de salud y políticas públicas, deben abordarse con el asesoramiento de un especialista independiente.

¿Necesitas más información?